jueves, 4 de agosto de 2011

La enseñanza de valores o la enseñanza, a secas

En la editorial de hoy de un periódico nacional, dice lo siguiente:
"... De ahí que en lo que a valores se refiere sirva de muy poco la enseñanza puramente intelectual de los mismos si ésta no va acompañada de la práctica moral que les dé arraigo..."

 Si bien el parrafito habla de la enseñanza teórica de los valores, lo cierto es que, en términos generales, la enseñanza puramente intelectual... de lo que sea, está arrastrando la cobija por la calle de la amargura, no sólo la enseñanza de los valores, sino la enseñanza de todo.Las escuelas públicas parecen nidos de ineptitud, de personas que están ahí en contra total de su voluntad, enseñando lo extremadamente poco que han aprendido (porque no quieren, no porque la institución en donde aprendieron no fuese buena) con el mayor de los desganos, lamentándose hasta lo indecible del maldito día en que decidieron estudiar para maestros, en lugar de ser abogados, ingenieros u ordenanzas.

Las escuelas públicas, repito, parecen estar en una batalla por tener la mejor banda de guerra paz, las instalaciones más "chainiaditas" o las bichas más emperifolladas para las elecciones de la candidata. Niños que sepan matemáticas, lenguaje, historia, etc.? Naaaaah, para qué, si estamos condenados a este mundito de tercera que en definitiva no necesita más sabelotodos, sino gente que se siente frente al televisorcito de la sala a ver novelas y envenenarse con noticieros que no hacen más que hacer un recuento de los muerto de la semana, como si no estuviésemos más que sabedores de que estamos por demás jodidos, sin necesidad de que ellos nos lo digan.

No digo que lo de dar el ejemplo con los valores morales no sea importante, vaya usted a saber, yo que carezco de moral no puedo opinar, pero la enseñanza, la transimisión cultural e intelectual, como se está llevando a cabo en estos momentos para los más "pobres de los pobres", es algo que simplemente da lástima, más risa que cólera, porque es lamentable que una maestra mande una nota para un padre de familia en la que le recuerde que "... se ah bisto a si hijo besándose con una niña de un grado más alto quel de él en la parte de atrás de la escuela..."

Valores, sí, importantes, pero conocimiento señores, también, por favor, preocúpense por impartir conocimiento.

Saludos a todos.

2 comentarios:

Mariocopinol dijo...

"............Niños que sepan matemáticas, lenguaje, historia, etc.? Naaaaah, para qué, si estamos condenados a este mundito de tercera que en definitiva no necesita más sabelotodos"

Has resumido perfectamente el meollo de la cuestión, cuando de maestros se trata, no es q uno pida apóstoles y santos pero si gente q no deteste su trabajo al grado de hacerlo con las patas.

Magnífico post!

Alberto dijo...

Pues sí, es triste ver que la tantos maestros de escuela sean más resignados profesionales que asiduos trabajadores.

Saludos y gracias por comentar