martes, 2 de agosto de 2011

Diccionario de etiqueta de Alberto

En nuestra valiosa lección del día de hoy: Qué no hacer cuando está usted vendiendo peperechas y salpores de arroz en un puestecito en la calle.

Si se encuentra usted ganándose el pan de cada día, precisamente vendiendo pan de cada día a otros, es de extremo mal gusto poner un espejito sobre alguna picuda o peperecha o incluso sobre un ladrillón de semita ayúdame a vivir, todo para poder sacarse las espinillas de la cara...

Créalo usted, el día de hoy he presenciado esta ignominia en cierta panadería del centro de cuyo nombre no quiero acordarme.

Niños, no hagan eso en casa... POR FAVOR.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Jajjaja! O tienen a las niñas para espulgarlas jajajaja! Elegante! Del cual va querer amor??

Mariocopinol dijo...

Deberias de decir el nombre del lugar para evitar visitarlos ... y de paso evitar tener pus en el pan dulce :/

Alberto dijo...

@Anónimo: y te encontrás con algunos puntitos negros en el pan y uno creyendo que es ajonjolí, jajaja

@Mariocopinol: Fijate que tenés razón, fue en el Pan Milenio que está por la ex Biblioteca Nacional, ahora parque lleno de vendedoras de tortas. Ojo, no se confíe de la belleza del pan :)

Saludos a ambos y gracias por comentar!!