jueves, 9 de mayo de 2013

Mangas y cómics poco comunes.

Es tiempo de samurais, es época en que el honor y las reglas del bushido reinan a todos los que tienen que ver con los señores feudales (es decir, prácticamente todo el Japón de aquel tiempo).

Este es un manga de esos que atrapan, pero también de esos que no son aptos para estómagos delicados. Shigurui es una visión diferentes, tal vez un tanto menos romántica, de los samurais del 1600. Es un relato de espadachines que, si bien no tienen superpoderes, sí que tienen técnicas secretas para el manejo de la espada. Sin embargo, la diferencia de este manga con respecto a, por ejemplo Rurouni Kenshin (manga y animés EXCELENTES, donde los haya) es que las técnicas están más explicadas y no parecen del todo descabelladas, siempre y cuando se tenga en cuenta lo que se explica en el manga, que estos personajes vivían para entrenar y para serle fiel al dojo que los ve nacer como expertos en la espada.

El manga comienza por el final, como un pequeño flashback de la muerte de Tokugawa Tadanaga, un cruel heredero del antiguo emperador Tokugawa, pero que no llegó a poseer el trono, dada su naturaleza caprichosa y sádica. De ahí, la historia va hacia atrás, en ocasiones haciendo hasta dos saltos temporales en un mismo tramo de la historia, lo que la convierte, sin duda, en una obra digna de ser leída por el manejo temporal, pues después de dicha escena, se muestra otra escena que no tendrá lugar sino hasta páginas antes del final del manga (89 tomos después), que muestra a dos samurais a punto de tener un duelo. A uno de dichos samurais le falta un brazo, el otro samurai está ciego y aún así, todos está quitos, es suspenso,
esperando el resultado de dicho duelo. A partir de este momento se vuelve a hacer otro salto temporal hacia los inicios de toda la historia.

Los personajes principales de esta historia son los enemigos acérrimos Fujiki Genosuke e Irako Seigen, quienes son alumnos del tigre espadachín, el maestro Iwamoto Kogan, quien está por decidir quién será su sucesor y por consiguiente, el que domine el dojo y el que se despose con Iwamoto Mie, la hija del maestro Kogan.

Irako Seigen es, sin dura un habilidoso espadachín que logra dominar, incluso, al alumno estrella Fujiki Genosuke en un duelo inicial, en el que, por amistad, Gonzaemon Ushimata salva y casi mata a Irako Seigen, quien, como sea, logra quedarse en el dojo y hacer su escalada a través del tiempo, hasta convertirse en la selección final por parte de Kogan. Sin embargo, Irako tiene una doble cara y también una doble vida, pues sostiene una especie de aventura con la concubina de Kogan. Sin embargo, el problema real consiste en que lo único importante para Irako es el poder, y no las personas por sobre las que tiene que pasar para obtener ese poder. Con todo y eso, Kogan lo deja ciego por haber sostenido la susodicha aventura y Seigen debe marcharse.

Sin embargo, Fujiki y Seigen tienen una deuda de honor pendiente, siendo que, además, Irako deshonra a Mie. Así, mientras el dojo comienza a perder credibilidad, iniciando por el hecho de que, al pasar de los años, Irako regresa y logra matar, casi por un azar del destino, al maestro Kogan; además de esto, ha
aparecido un espadachín que está matando a los miembros del dojo de Iwamoto, que al final resulta siendo el mismo Irako, buscando venganza de aquellos que contribuyeron a quitarle la vista.

Durante otro duelo contra Irako, Fujiki pierde el brazo y tiene que volver a aprender a utilizar su cuerpo y su espada de nuevo, teniendo en cuenta su impedimento. Su gran amigo y maestro (sensei) Gonzaemon Ushimata, muere, igualmente a manos de Irako, así que, finalmente, un duelo convocado por el cruel Tokugawa Tadanaga termina siendo el momento esperado de la venganza de ambos personajes, pues son convocados al duelo y puestos a combatir uno contra otro.

La historia es rica en personajes y en dibujo, llena de tramas colaterales, que contribuyen a darle mucha mayor riqueza a la historia central, que, por sí sola, es realmente cautivante.

¿Hay una conclusión real del manga? Claro que la hay. No sabría decir si la mejor que pudo haber, yo diría que sí, pero eso mejor lo juzga usted, una vez que la haya leído.

¿No sabe en dónde puede leer esta obra maestra del manga?, falta de confianza, aquí le dejo un link, en caso de que le interese:

http://www.mcanime.net/fansubs/octava_no_fansub/manga/shigurui/4/7810

Sin duda alguna, y siendo yo alguien que ya leyó la historia completa, la recomendación es léalo, es excelente la historia, además de que hay un compendio enorme de datos reales de la historia japonesa a lo largo de cada capítulo.

5 comentarios:

Litzardo Rivas dijo...

buenissimo maestro, gracias por compartirlo.

Alberto dijo...

@Litzardo Rivas: A la orden.

Una lectura por demás recomendada.

Saludos!

Víctor Salmerón dijo...

otro post excelente, me acaba de dar curiosidad por leerlo, espero hacerlo en un futuro =)

Excelente aporte maestro, manga de este tipo son dignos de leerse

Alberto dijo...

@Víctor Salmerón: Bien, espero que realmente te animés, este manga es en realidad interesante.

Saludos!

Anónimo dijo...

Yo lo vi, realmente es muy bueno aunque admito que me quede con la duda si Iwamoto Mie murió, eso no me dejo del todo claro.