domingo, 22 de enero de 2012

Cuestión de credibilidad

Según la RAE:

credibilidad.
(Del lat. credibĭlis, creíble).
1. f. Cualidad de creíble.

Según Wikipedia:
Credibilidad son los componentes objetivos y subjetivos que definen la capacidad de ser creído de una fuente o mensaje.

En estas fechas, mucho más que en otras fechas normales (es decir, no políticas), esta palabra sale a brillar con todo su esplendor, hablando de la mucha o la muy poca credibilidad de tal persona o partido político, mientras muchos de nosotros nos tomamos las palabras de los medios de comunicación a pie juntillas sin hacer si quiera el intento de analizar un poco las situaciones que se nos presentan.

De ahí, sin duda alguna, proviene el fanatismo, de ahí provienen sin duda las peleas callejeras que se dan entre simpatizantes de cualquier partido político o personaje público.

Basta ver los comentarios de algunas personas en alguna de las redes sociales para darnos cuenta de que los ánimos de las masas se caldean, gracias al abanico de noticias amarillistas presentadas por el 90% de los medios de comunicación alrededor de nuestro país.

Sin embargo, el mayor de los problemas radica en el estancamiento de la población con respecto a las noticias, sobre todo cuando se trata de las noticias brindadas por los grandes poderes mediáticos en el país.

El razonamiento es lógico, aunque extremadamente corto:me lo dice la televisión (o en fin, cualquier medio de comunicación masivo) entonces debe ser cierto. O peor aún, si tiene tanto poder y tanto dinero, me debe estar diciendo la verdad.

El pensamiento anterior es lógico desde un punto de vista simplista, y bastante "pequeño burgués" (si se me permite la expresión) y es precisamente ahí en donde estriba el problema, ya que estamos comenzando a tener una mentalidad que no hace más que facilitarle a los grandes poderes del país nuestra manipulación.

Basta con ver, como decía, algunos comentarios en las redes sociales para darnos cuenta que, por ejemplo, la anarquía es un sinónimo de retroceso, o peor aún, de "incivilización", cuando la gran mayoría de los que escriben estas frases enardecidas no saben ni siquiera quién fue Proudhon o Bakunin. Creen que ser socialista o aspirar a ser comunista es un equivalente a comer niños en alguno de los tiempos de comida, pero jamás se han preocupado por leer a Marx a Hegel o a Engels y un "gran etcétera"

Si bien es más que probable que las lecturas sugeridas no cambien el pensamiento que ya se esgrime, lo cierto es que al menos, brinda un panorama mucho más amplio de lo que deberíamos esperar, de lo deberíamos exigir o de lo que deberíamos saber al poner nuestras esperanzas en alguien o en algo (entiéndase un partido político) que representa de alguna manera las ideas que usted también esgrime.

Es decir, la triste conclusión, es que por ser un pueblo tan bombardeado por los medios de comunicación, y tan poco instruido (gracias a que los dineros del estado se invierten tan poco en nuestra educación) estamos llegando a una cultura de panfleto, en la que lo que resulta creíble no es lo que investigo, sino lo que me dicen.

Por eso, como siempre digo: LEA, EL CONOCIMIENTO ES PODER!!

2 comentarios:

Viktor dijo...

Como siempre Alberto, excelente post y reflexión, lastimosamente, ese pensamiento está demasiado enraizado en nuestro pueblo, lo digo porque uno (que digo uno, varios) de mis primos piensan exáctamente como lo has descrito, "tiene dinero, es honesto", lo cual, la vida y la historia nos dice lo contrario (no nos vayamos lejos, con las personas que conocemos se puede comprobar lo que digo).

Con lo del anarquismo, también estoy deacuerdo, lo triste, es ver como gente que se dice de "izquierda" toman la frase "anarquismo" como sinónimo de desorden e ingobernabilidad, cuando es todo lo contrario, sino, que estudien la historia de España de la segunda república, antes de que Franco reimpusiera la monarquía, las comunidades anarquistas organizadas de España consiguieron lo que el modelo capitalista no puede, producir excedente y repartirlo entre todos, cabe mencionar, muchas de esas comunidades no usaban dinero, intercambiaban el excedente. Otro dato que a lo mejor muchos no conocen (bendita sea la reforma educativa que nos a vuelto alarmantemente ignorantes) la escuela moderna es una idea de una anarquista llamado Francisco Ferrer Guardia y que da paso a las escuelas modelos. Otra cosa que también muchos creo no conocen, es que Albert Camus también era anarquista .... y así, se puede hablar horas y horas de personajes que han dejado una importante huella en su paso por esta vida y que eran anarquistas. Por cierto, se le olvido mencionar a Kropotkin, otro de los grandes teóricos del anarquismo.

Saludos y de nuevo, excelente post

Alberto dijo...

@Víktor: cierto mi amigo, un pequeño (enorme) olvido el de Kropotkin. En fin, lo cierto es que este tiempo se vuelve preocupante, pues estamos más preocupados por ver quién sale o quién se queda en un concurso de baile, que porque nuestros hijos se instruyan.

Saludos y gracias por darte una vuelta :)