jueves, 2 de diciembre de 2010

Una palabra sobre los vendedores y el centro de San Salvador

Pues hay posiciones a favor, hay posiciones en contra y hay quienes pasan con indiferencia porque no les afecta directamente (ni indirectamente, claro).



Hay hechos que traer a colación y que no pueden escapar a los ojos de nadie:

  1. Las opciones ofrecidas serían viables si quitaran a todos los vendedores de la calle, porque de esa forma los compradores se vería obligados a buscar los lugares de venta y no encontrarlos al paso.
  2. La crisis del empleo no se puede negar, y todos tenemos derecho de buscar el sustento como podamos.
  3. Los vendedores se han adueñados de muchas aceras y nos obligan a nosotros, los peatones, a arriesgar nuestra integridad física transitando por el mismo lugar que lo hacen los automóviles y los autobuses (casi un sinónimo de suicidio)
  4. Los lugares de tránsito de peatones sea hacen cada vez menores, ya que los vendedores cierran las aceras para poner sus mercaderías, desvirtuando por completo la razón de ser de las aceras.
  5. Quitarles la posibilidad de sustento a estas personas supondría un posible incremento en la criminalidad del país, tal como ellos mismos lo han expresado.
Dicho lo anterior, nos enfrentamos con un hecho innegable de obviedad, es decir, que todo lo hecho hasta el momento, es una muestra de un populismo político llevado a cabo sin un plan de contingencia real.

Lo cierto es que los mercados actuales no podrían albergar a la ENORME cantidad de vendedores callejeros que existen (no pueden ser ambulantes, porque la mayoría están estacionados en un lugar específico del que no se mueven) y las opciones dejan de ser viables porque se están dando a destiempo y con condiciones un tanto difusas.

Finalmente, hay que admitir que el ordenamiento en el centro de San Salvador es urgente, mucho más allá de cuestiones estéticas, por cuestiones de seguridad (lo digo yo, que paso a diario y a pie por el centro), pero no parece justo que se intente hacer esto de la forma arbitraria en la que se está haciendo, arriesgando el sustento de muchas familias, argumentando que las condiciones ya están dadas, cuando la verdad es otra muy diferente. Aunque decir que esto es por cuestiones estéticas me parece una opinión que se queda demasiado corta, si tomamos en cuenta los desórdenes diarios a los que nos vemos expuestos los transeúntes gracias a la apropiación de las aceras (y parte de las calles) por parte de los vendedores.

Saludos a todos!!

4 comentarios:

Anti-Raúl dijo...

Muy buena opinión. Tenemos un nuevo blog de opinión. Cuando quiera pase Maestro. Busque Los lados del Elefante. Saludos.

Alberto dijo...

@Anti-Raúl, pues he de buscar el blog, suena interesante. Muchas gracias :)

Anónimo dijo...

Acabo de añadir el feed a mis favoritos. Me gusta mucho leer sus mensajes.

Alberto dijo...

@Anónimo: Muchas gracias!!!