martes, 22 de abril de 2008

Día del Planeta

El Día del Planeta Tierra (22 de Abril, 2008).

Felicidades Planeta!!!!!!!!

Bien, este es el día que se ha designado como el día del planeta tierra, y está pensado precisamente para que todos pensemos, reflexionemos y (sobre todo) actuemos para evitar que nuestro planeta termine hecho un desastre (más todavía).

Si bien es cierto existen una gran cantidad de alarmistas que afirman que el planeta está al borde del colapso (aclaro que le llamo “alarmistas” a todos aquellos que dicen que el mundo “se acaba mañana”, cosa que, de hecho, se viene diciendo desde hace muuuuuuchos años), también es lo cierto que los cambios de clima son un hecho que nadie puede negar.

Con todo y eso, lo cierto es que todos (nótese por favor que digo TODOS), estamos en la obligación de analizar con cuidado lo que estamos haciendo para proteger el planeta.

La cuestión de la conciencia suele ser algo que nos molesta a todos, sobre todo cuando nos han vendido la idea de que estamos viviendo en un país en donde el que paga, hace lo que quiere. La humanidad ha hecho del planeta su depósito de comodidades y basura. En un afán de hacer de nuestras vidas un mar de comodidades, hemos consentido la creación de más de 100,000 productos contaminantes. Repito, esto no se trata de volver al mundo de las cavernas en donde la convivencia armónica con la naturaleza era mayor, pues en definitiva ninguno de nosotros estaría en la disposición de, por ejemplo renunciar a nuestras computadoras por la gran cantidad de contaminantes que se desprenden al medio en el proceso de fabricación de todos y cada uno de los componentes de éstas. Sin embargo, con una conciencia más clara es posible que empecemos a hacer algo.

Algo muy cierto es que, para todos, es más fácil aceptar las cosas como vienen, pues no tenemos necesidad de “complicar” nuestras vidas con hábitos nuevos. Sin embargo, una vez adquiridos dichos hábitos, las cosas luego nos parecen naturales.

Lo anterior viene simple y sencillamente por el hecho de que, por ejemplo, para muchos de nosotros resulta chocante ver como el niño, o el adulto que, después de haberse tomado una bolsa con agua, tira por la ventana del bus la bolsa vacía en lugar de esperar a tirarla en un basurero, o, mejor aún, botarla en el basurero que el bus debería llevar. Ese tipo de conductas, son las que debemos cultivar, en una escala un tanto mayor.

El problema es que, para ello, hace falta una enorme labor de concientización por parte de todos nosotros, como miembros activos de una sociedad y no esperar que todo sea resuelto por las autoridades competentes.

Lo anterior conduce, precisamente al siguiente eslabón de la cadena. El Estado no tiene porque ser responsable de todos y cada uno de los actos de nosotros como parte de la sociedad. Precisamente ahí, es donde muchos de nosotros fallamos y pretendemos dejárselo todo a papá gobierno, con el pretexto de que están ahí para eso. Sin embargo, es posible hacer “peticiones”, por ejemplo en cuanto a un mayor protagonismo de las autoridades respectivas, siendo el caso que nuestro Ministerio del Medio Ambiente no es más que una figura de ornato en la vida política nacional, y que no hace más que seguirle el juego a las grandes corporaciones, junto a otras instituciones como CONCULTURA, según esta nota de El Faro, en donde vemos cómo los grandes intereses siguen prevalenciendo, muy por encima de nuestro pasado o, como es bastante obvio, por encima de nuestro presente.

Sin embargo y volviendo a nuestra cuota de responsabilidad, no costaría nada, por ejemplo, llevar nuestra propia bolsa (vacía, que conste, para que nos la dejen pasar) de papel al supermercado para evitar el consumo extra de plásticos o intentar dejar de utilizar el automóvil (para aquellos que lo tienen) para todas las actividades de movilización, incluso cuando se trate de ir a la tienda de la esquina (y conozco a muchos que lo hacen de esta forma). Claro, lo del auto con los precios actuales de la gasolina como que ha dejado de ser un problema, pero creo que ayuda ejemplificar mi punto.

Por otro lado, también las grandes corporaciones deberían poner de su parte como en otros países. En Japón, por ejemplo (al menos en ciertos lugares), las personas llevan sus desechos reciclables a depositarlos en los lugares designados para este fin, dentro de los supermercados, luego reciben vales canjeables por productos dentro del supermercado. Esta es una iniciativa que podría ser copiada por los grandes propietarios de supermercados del país (bueno, del extranjero, siendo que ahora el todopoderoso Wal Mart es quien manda) para ayudar a crear conciencia en todos y cada uno de nosotros de la importancia que esta actividad (del reciclaje) implica.

Lo anterior no implica necesariamente un gasto para los propietarios del supermercado, pues estas mismas materias reciclables, habrán de venderse luego a las empresas que se encargan de procesar todos estos materiales, lo que terminaría en una verdadera relación simbiótica entre consumidores, empresa de supermercados y empresas recicladoras. Es decir, una relación en la que todos ganan.

Todos debemos aprender a poner de nuestra parte para lograr que nuestro planeta no termine realmente colapsando como afirman tantas y tantas personas alrededor del mundo. Si bien es cierto, nuestros recursos aún son capaces de brindarnos lo necesario por algunos años más, no es el caso que debamos esperar precisamente hasta que no haya recursos que explotar para actuar y darnos cuenta de que los países ricos, no serán absolutamente nada, ni siquiera ellos, cuando no haya más recursos en los que invertir las cantidades ingentes de dinero que tienen; mucho menos, lo seremos nosotros, como países tercermundistas (o de un mundo de tercera, como decía el inmortal Mario Moreno “Cantinflas”)

Saludos a todos.

13 comentarios:

Virginia dijo...

Arrepiéntete, el fin viene.

Alberto dijo...

@Virginia: No, no viene, ya vino.

;)

Carlos Abrego dijo...

Alberto: es cierto que en esto de la responsabilidad todos somos iguales, pero hay algunos (multinacionales) que son más iguales que el resto....

el dentífrico desde abajo dijo...

jajaja. es que el fin es como aquel chiste...se lo pueden, del tipo que era tan rápido...? "para dónde me llevás???"
R/"si ya te traigo..."

yo digo que es también una mala jugada. nos dan un día de la tierra ya cuando es un desastre para que TODOS nos hagamos responsables de cosas que una MINORIA se encargó de hacer. claro, hoy ni modo. todos.

saludos

Alberto dijo...

@Carlos Ábrego: Lo cierto es que las grandes multinacionales son grandes contaminantes y nos hacen pedazos a todos, muestra de ello es nuestro río Acelhuate.
Y es cierto, estas multinacionales son más iguales que el resto.

Sin embargo, hay que admitir que muchos de nosotros tenemos hábitos bastante deplorables cuando se trata del cuido al medio.

Saludos don Carlos y gracias por pasear por aquí.

@Dentífrico desde abajo: Sip, en definitiva ya nos fregaron, ahora nos toca ver que hacemos nosotros, desde nuestras pequeñas trincheras, para evitar también ser nosotros (en realidad, continuar siendo) destructores de nuestro mundo.

Saludos y gracias por comentar

Raul dijo...

Aqui iba de paso... Los animos no dejan postear algo mas que el saludo.

Alberto dijo...

@Raúl: Entonces: HOLA!!

fafa dijo...

Por medio de la presente exijo que POSTEE! ya van 4 días y nada.

Jajaja no es paja, bueno, espero que tengás tiempo para dejarnos algo a tus lectores.

Saludo.

Dumuro dijo...

See Please Here

Alberto dijo...

@fafa: Mis más sinceras disculpas, es cierto, no he tenido mucho tiempo últimamente, pero prometo que la próxima semana empezaré a postear regularmente de nuevo.

Saludos y no coman ansias (jajajaja)

Virginia dijo...

Usted ya no me quiere.

Virginia dijo...

Me siento bien bíblica, en este post soy el principio y el fin.

Alberto dijo...

@Virginia: Así sos de almighty ;). Para responder a tu anterior comentario mirá el que dejé en tu blog.