viernes, 8 de enero de 2010

Ulises - James Joyce!!!

16 de Junio de 1904, un desayuno de riñón a medio quemar, un paseo por Dublín, un joven poeta autoexiliado de su casa y malquerido por sus supuestos amigos, un cuarentón al que le ponen los cuernos como ver llover, una confesión de una mujer casada y adúltera, que, después de todo, sigue teniendo ese extraño sentimiento de reminiscencia nostálgica por el que aún es su esposo.

Ulises es, en realidad, esa difícil exploración de los pensamientos humanos, plasmados en uno de los libros más extraordinarios (si no, el más extraordinario) de los libros del siglo recién pasado.

Un libro realmente difícil de leer, en el que sobresale el monólogo del yo interno (de ahí la dificultad en leerlo) y que nos muestra un día en la vida de Leopoldo Bloom (el protagonista) por las calles del Dublin de 1904, paralelo (aunque con menos presencia) a la historia, en el mismo día, de Esteban Dedalus y finalmente (el epílogo del libro) los pensamientos de Marion Bloom (esposa de Leopoldo) a las dos de la madrugada del día siguiente, pensando, reflexionando y recordando.

Poco hay que decir sobre este libro que no se haya dicho ya, así que, no puedo más, excepto recomendarlo: LÉANLO, pero tengan panciencia (muuuuuuuuucha paciencia) y atención a la lectura, para no perderse en los pensamientos de los personajes.

Finalmente, les comparto parte de lo que Jorge Luis Borges dijo sobre Ulises, en su libro Inquisiciones:

"Confieso no haber desbrozado las setecientas páginas que lo integran, confieso haberlo practicado solamente a retazos y sin embargo sé lo que es, con esa aventurera y legítima certidumbre que hay en nosotros, al afirmar nuestro conocimiento de la ciudad, sin adjudicarnos por ello la intimidad de cuantas calles incluye"

...

"...De aquí diez años - ya facilitado su libro por comentadores más tercos y más piadosos que yo - disfrutaremos de él. Mientras, en la imposibilidad de llevarme el Ulises al Neuquén y de estudiarlo en su pausada quietud, quiero hacer mías las decentes palabras que confesó Lope de Vega acerca de Góngora:

Sea lo que fuere, yo he de estimar y amar el divino ingenio deste Cavallero, tomando del lo que entendiere con humildad y admirando con veneración lo que no alcance a entender. "
Sin más, les diré que es una satisfacción su lectura y un deleite su recuerdo.

Saludos a todos

2 comentarios:

Anti-Raúl dijo...

Señor, venía a dejarle un saludo. Ojalá este año nos encuentre de mejor ánimo, no? Saludos.

Alberto dijo...

@Anti-Raúl: Eso espero maestro. Hey, ya terminé de re leer a Ulises, cuándo nos vemos para hacer el respectivo préstamo?

Saludos y FELIZ AÑO my friend.