domingo, 22 de noviembre de 2009

El Instituto Salvadoreño del Seguro Social o Si me han de matar mañana que me maten de una vez

Neumonía, síntomas:

  • fiebre (sí)
  • dolor en el pecho o en el estómago (sí, en el pecho)
  • disminución del apetito (sí, los primeros dos días)
  • escalofríos (definitivamente sí)
  • respiración rápida o dificultad para respirar (vaya que sí!)
  • vómitos (no, menos mal)
  • dolor de cabeza (sí, carajo, sí)
  • malestar general (ni modo, sí)
  • molestia (y, bueno, este es el resumen, creo yo)
  • fatiga (sí, elevado a la enésima potencia, endiabla y obscenamente sí)
Momento Kodak #1:
Con cierta dificultad, le digo a la señora de la ventanilla que llego por dolor en el pecho, calentura y un cansancio de muerte, incluso por el simple hecho de hablar. Ella saca la hojita de referencia para que le médico evaluador me diga si amerito la emergencia y con una sonrisa característica de un empleado de gobierno me dice que espere.
El médico me dice que sí amerito la emergencia, sobre todo porque ve en el papelito de la referencia que mi temperatura está cercana a los 39 grados centígrados.
La doctora con la que paso es muy amable además de bromista y hacemos un par de bromas sobre el temor de los hombres (incluyéndome, claro está) a las inyecciones). Ella menciona que por suerte, sólo me receta una, ya que en realidad deberían ser 5, pero como no hay en el lugar más que una, esa es la que me receta.
Paso a la terapia respiratoria, experiencia extraña y... extraña. Paso a la farmacia por la medicina y me dicen que hay de todo, excepto la inyección por la que bromeamos tanto con la doctora y que tendré que ir al hopital de especialidades del ISSS, frente a puerto bus.
Observaron que en los síntomas decía fatiga?
Momento Kodak #2
Bien, llegué al hospital de especialidades y luego de caminar unos 200 metros, sentía como si había hecho el recorrido de Marathon.
Me acerco a la farmacia y la persona encargada me dice que no, que no tienen y que debo ir a la farmacia que está en Metrosur, más muerto que vivo me voy a la parada de buses a abordar una 52 para metrosur y al llegar al lugar, me doy cuenta que, en la entrada, dice: NO FARMACIA y que el letrero principal dice Clínica de Chequeo del Adulto Hombre, luego de tocar como diez veces para que me abrieran con una cara de querer trapear el suelo conmigo (estaban en su hora de almuerzo, así que parcialmente tenían razón)
me dicen que ya no está ahí (una amarga muestra de lo obvio) y que tengo que ir a Metrocentro,... mencioné que la fatiga es un síntoma infaltable?
Momento Kodak #3
Llegando a Mentrocentro (oh! ignorancia mía) caminé desde la pasarela que une Metrosur con Metrocentro hasta la 7a etapa (para más señas cerca del Wendy's) que he de decir que fue una distancia enooooooorme
en donde encontré a un amable guardia de seguridad que me hizo despertar de mi sueño de ignorancia y me dijo que no había farmacia en Metrocentro, sino en Metrogalerías, cruzando la calle, es decir, bajando las gradas, atravesando el estacionamiento, pasando la calle de 4 carriles... recuerdan lo de la fatiga?!?!?!
Momento Kodak #4
Una vez en Metrogalerías, pregunto si la inyección me la pueden poner en ese lugar ya que mi consulta original fue en la clínica del ISSS de San Jacinto y la niña, amabilísima, eso sí, me dice que no, que tengo que ir de regreso al lugar en el que me hicieron el diagnóstico... Me doy la vuelta, resignado a morir en el intento de sanar y entrando por uno de los pasillos de Metrocentro, veo un letrero de
Y resulta que, MILAGRO: ellos te ponen la inyección al módico precio de $1.94 (claro que ya me habían dado la bendita penicilina en la farmacia del seguro) y voilá!! un hombre inyectado, adolorido, pero inyectado, de regreso a su casa en Olocuilta, desde Metrocentro... no sé si se los mencioné, pero la fatiga... sí, se los mencioné.

En fin, sigo vivo, en terapias respiratorias (en el MQ, porque los fines de semana no atienden estas minucias en las clínicas de la periferia) pero digamos que mis esperanzas, de por sí un tantito desgastadas en el ISSS, no son lo que podríamos decir, el ejemplo de esperanzas.

Saludos a todos

6 comentarios:

Anti-Raúl dijo...

Señor, disculpeme de verdad. Pero la incompetencia del sistema y la cólera que se siente, usted me la contó de modo que me dió risa. Discúlpeme. :)
P.s Ojalá esté mejor.

Alberto dijo...

@Anti-Raúl: Jajajajajajaja, de hecho esa era la intención, mucho mejor reír que llorar, si lo sabré yo.

Muchas gracias por el comentario y los buenos deseos

Virginia dijo...

Corazón de melón ¿Ya está bien?

Alberto dijo...

@Virginia: Vivo hija, eso ya es decir bastante.

Gracias por preguntar :)

Clau dijo...

OMG, soy nueva por aquí, pero el título del post me ha llamado...especialmente porque en mi reciente y aun presente bronquitis desistí de asistir al ISSS, después que la última vez que la tuve (sí, sinusitis y bronquitis recurrentes), la mágica Dra me dijo que tenía alergia y después de 3 días de loratadina y todavía con fiebre, la pediatra de mi hijo me diagnosticó la bronquitis y con una sola inyección de antibiótico sentí la resurrección en mí.

Asumo que te dejaron 1 nebulización diaria, porque ir desde Olocuilta hasta el ISSS cada 6 horas no es muy viable. Lamentablemente, para que el salbutamol o lo que sea que te hayan recetado en la nebulización sea efectivo realmente, debe ser cada 6 horas =S...razón por la cual en mi familia hay 2 nebulizadores portátiles, con tanto enfermo crónico de esas cosas.

Espero que sigas mejor y literalmente te acompaño en tu dolor, aunque yo, después de 23 días, casi $400 y una ensarta de medicamentos dignas de exterminar a cualquiera, ya estoy casi bien.

Alberto dijo...

@Clau: Gracias por la solidaridad. Pues al cabo de casi 2 semanas de este mal, puedo decir que me siento vivo (que ya es decir), pero en definitiva no fue gracias a los doctores del ISSS de San Jacinto.

Gracias por comentar, bienvenida y que bueno que te sintás bien a estas alturas