domingo, 27 de julio de 2008

Pendencias y Dependencias

A inicios de esta semana, esperando el microbús para ir a trabajar, escuché una plática (en realidad un pleito) entre una de las personas que esperaba el microbús y, supongo, su esposa o novia. Si bien el tipo era un asno (lo digo porque se reía de las lágrimas de la chica en cuestión), lo cierto es que la plática/pleito no ha logrado borrarse de mi mente:

- Dámelo, es mío
- No (risas), no te lo voy a dar
- Dámelo te digo, ni que vos lo hubieras comprado
- Ya te dije que no te lo voy a dar, dejá de hacer el ridículo
- Vos sos el ridículo que no quiere darme lo que yo he comprado con mi pisto
- Lo has comprado con lo que yo te doy
- Vos no jodás, mi sueldo me ha costado, así que dámelo... dámelo por favor, ya no te voy a molestar vaya, pero dámelo (largo silencio entre forcejeos y lágrimas)... dámelo te digo, desgraciado
- (Risas) ya te dije que no te lo voy a dar, además, ¿para qué?
- Dámelo maldito (ya con voz de furia y desesperación), te voy a demandar si no me lo das
- Vaya 'ta buen, demandame, pero no te lo voy a dar
- Yo lo quiero, dámelo, es mío maldito... dame mi teléfono celular

En eso el microbús apareció y el tipo se subió mientras yo me quedaba esperando el siguiente y la pobre mujer, llorando de rabia e impotencia se regresó.

La escena me dejó pensando por largo rato:

En primer lugar, cuán grande puede ser la estupidez machista, que creyendo que nos imponemos a una mujer hacemos el ridículo; por otro lado, ¿qué tanto habrá tenido que pasar para que esa pareja llegase a esos extremos?; y finalmente, es increíble la dependencia humana a ciertos artículos de lujo. Si bien es cierto la cuestión del teléfono debió ser la gota que derramó el vaso, lo cierto es que un "impulsor" o disparador como ese no hace más que poner de manifiesto las debilidades humanas cuando se trata de necesidades que una sociedad de consumo nos han creado.

Lo admito, yo no sería nada sin mi computadora (y obviamente sin el internet), mi esposa se sentiría desesperada sin su televisor, otros tantos se sentirán morir sin su iPod o mp3 player (en donde también me incluyo), pero lo cierto es que estamos cada vez más invadidos de necesidades inventadas, que creemos y compramos simplemente porque ya nos olvidamos de que para vivir basta con cubrir las necesidades REALMENTE básicas como la comida, el vestido (ni modo, si salgo chulón a la calle me llevan preso) y la vivienda. Poco a poco, todos tenemos mayores necesidades que cubrir y todos condecendemos en ello.

Sólo espero que mi esposa no me quite nunca mi mp3 player, o alguien escribirá sobre el pobre tipo que lloraba a mares suplicándole a su esposa de rodillas que le devolviera SU VIDA.

Saludos a todos

13 comentarios:

Carlos Trio dijo...

Hay una canción que dice "Advertising causes need", y es cierto, estamos, infestados diría yo, por necesidades superficiales, moviéndonos como el sistema quiere que nos movamos.


Pero tranquilo maestro, con no llorar por un Nylon basta jejejeje ^^

fafa dijo...

Yo sin mi computadora y sin internet, la cago de amores.

Además, para qué quitarle el celular a tu mujer? con eso no se evita que la busque Carmelo.

David dijo...

@Carlos Trío : LMAO!!! el nylon xDDDDDD

@Alberto : el típico indio creyendose dominante con una mujer, a ver si a un maroso le hace eso.

Saludos!!!

Raul dijo...

Yo igual lloro, pero ni modo, la socarìa y volverìa al discman...jajaja. Saludos Maestro, y siempre, como siempre, queda pendiente ese cafè. Cone so del trabajo y todo, esta dificil, pero cuando venga Victor algo hayq ue hacer.

Carlos Abrego dijo...

Alberto: El machismo es superficial, sin ser necesidad... y las otras necesidades son superficiales hasta cierto punto. Lo complicado es determinar ese famoso 'cierto punto'. Da para largo.

Victor dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Victor dijo...

y recién leo el comentario que escribí y no se entiende mayor cosa.
pero...la idea es esa
:)

Alberto dijo...

@carlos trio: "moviéndonos como el sistema quiere que nos movamos".

Frase triste pero cruelmente real maestro

@fafa: ya somos dos compadre y con del celular... antes llegaban sin necesidad de llamarles... el celular no hace diferencia, jajajaja

@david: fijate que francamente me gustaría verlo en esa situación,... a ver si sigue de machito.

@raul: la verdad que sí, me imagino que nos tocaría adaptarnos... pero prefiero no intentarlo, jajajajaja.

Pendientes con el café maestro.

@carlos abrego: ese cierto punto viene a ser el meollo, por demás álgido, del asunto.

Como sea, el machismo es superficial, pero daña capas sensibles, no sólo de la sociedad, sino del ser humano individual.

@victor: tranquilo que sí se entiende. En cuanto al pánico escénico, tranquilo, todos los famosos lo sufren ;)

Saludos a todos y gracias por pasear por aquí

Victor dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Victor dijo...

opté por la autocensura, maestro.
jejeje.
:)

saludos

pelagatos dijo...

ja ja , hay personas que lloran por un auto, un ipod, una laptop, una vieja...

..pero llorar por un nylon y ser transmitido en televisión nacional, eso no tiene precio ja ja ja.

como no le tengo apego a nada, dudo que llore por algo material.

Alberto dijo...

@pelagatos: "..pero llorar por un nylon y ser transmitido en televisión nacional, eso no tiene precio ja ja ja."

Jajajajajajjajajajajajajajajajaja

Palabras sabias maestro, poesía pura, jajajajajajajajajajajaja

Saludos

Princesita Soñadora dijo...

ese comentario de fafa me mató de la risa... a mi lo ke mas me llamó la atención fue la actitud del hombre ese...solamente.